Agraria.pe | “El comercio justo reduce las desigualdades entre personas, países y regiones”
09 DE NOVIEMBRE 2018 | 08:29 POR: José Carlos León Carrasco

Señaló la presidenta de la CLAC, Marike de Peña

“El comercio justo reduce las desigualdades entre personas, países y regiones”

Image

Actualmente participan en comercio justo 1.600 organizaciones en 75 países de 3 continentes.

(Agraria.pe) El comercio justo reduce las desigualdades entre personas, países y regiones, mediante el empoderamiento y la participación activa en el comercio de productores desfavorecidos que ofrecen seguridad alimentaria, inciden en políticas socioeconómicas y movilizan economías rurales, generando empleo e invirtiendo en el consumo local de productos y servicios.

Así lo indicó la presidenta de la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo (CLAC), Marike de Peña, quien destacó que actualmente participan en comercio justo 1.600 organizaciones en 75 países de 3 continentes.

Indicó que los estándares de comercio justo promueven una producción responsable, reduciendo el uso de pesticidas, protegiendo los recursos naturales, trabajando la salud del suelo e introduciendo la biodiversidad. Además, muchos de los productores del comercio justo producen bajo los principios y la certificación de la agricultura orgánica. 

Marike de Peña dijo que crecer en los mercados es muy relevante, sin embargo para su representada es más importante que los mercados sean justos y estén dispuestos a trabajar bajo los principios y valores del comercio justo, con las organizaciones más vulnerables y que tienen menor acceso al comercio convencional.

“El libre comercio ha impulsado la destrucción de recursos naturales y ha afectado la dignidad de personas y comunidades. La misión del comercio justo está en cambiar este comercio convencional de manera que el comercio sigua los intereses de las personas y el planeta se convierta en herramienta de desarrollo, progreso y bienestar”, sostuvo.

Metas del comercio justo están alineadas con los ODS
Agregó que los objetivos del desarrollo sostenible (ODS) apoyados por la comunidad internacional (acabar con el hambre, la pobreza y la desigualdad entre países y regiones, establecer una producción y consumo responsable, empoderar a mujeres y jóvenes, mitigar los efectos del cambio climático) coinciden con los 10 principios del comercio justo, ya que sus estándares y acciones responden a cada uno de los ODS.

En ese sentido, dijo que en el comercio justo se trabaja contra la pobreza y el hambre creando oportunidades para productores desfavorecidos y sus comunidades, construyendo capacidades, cuidando los recursos naturales, regulando el comercio y exigiendo el pago de precios justos. De igual manera promueve la equidad de género y el trabajo decente, trabajando la inclusión de mujeres y jóvenes, el empoderamiento de pequeños productores y sus organizaciones. Además de los retos sociales vinculados a la pobreza, el trabajo infantil y el trabajo forzoso.

Los efectos del cambio climático es otro reto que se mitiga en el comercio justo, haciendo un uso responsable de los recursos naturales, renovando las plantaciones con variedades resistentes, reduciendo las dependencias de agroinsumos externos produciendo abonos orgánicos  y diversificando cultivos.

Comercio convencional sigue su propio camino
La presidenta del CLAC indicó que el comercio justo al exigir la producción responsable también motiva el consumo responsable, generando conciencia con apoyo de la sociedad civil, fomentando ciudades y pueblos de comercio justo y demandando el pago de buenos precios; pero mientras que el comercio justo y la comunidad internacional se comprometen con estos objetivos, el comercio convencional sigue su propio camino.

Marike de Peña dijo que de acuerdo a un reporte de Oxfam, solo 10 cadenas de supermercados en Europa controlan el 50% de las ventas de alimentos, y aunque la agricultura de pequeña escala alimenta el 70% de la población mundial, el 65% de tierra está en manos de solo 1% de las explotaciones.

“La concentración de poder en la cadena de valor tiene consecuencia para los 2.5 billones de productores y trabajadores, como también para los 7 billones de consumidores, el 48% del valor de un producto como el cacao, café y azúcar se queda en los supermercados, el 38% en los procesadores de alimentos, mientras que los productores reciben menos del 7% del precio final que el consumidor paga por un producto”, explicó.

Seguir unidos para hacer el cambio
Añadió que en 30 años de comercio se ha tenido éxito en cambiar parte de esta realidad, pero fuera del comercio justo hay una gran mayoría de pequeños productores a los cuales el mercado les sigue siendo injusto con consecuencias desastrosas para la dignidad humana, los recursos naturales y los mismos objetivos de desarrollo sostenible.

 “Latinoamérica y el Caribe han sido ejemplos de organización y acción colectiva, nuestros productores y trabajadores están organizados en cooperativas y asociaciones agrarias de productores, somos una historia de éxito y siempre hemos llevado nuestra voz a debates nacionales y globales dentro y fuera del comercio justo”, sostuvo.

“Incidir y ser parte del cambio requiere una reflexión sobre el poder colectivo que tenemos actualmente y que debemos tener en el futuro para enfrentar unidos y con una sola voz las injusticias sociales, ambientales y comerciales que sufren nuestros pueblos. Es hora de actuar, debemos ser líderes de un futuro diferente y actores activos en hacer realidad los objetivos del desarrollo sostenible”, finalizó Marike de Peña durante la inauguración de la VII Asamblea de la  CLAC, que se desarrolla hasta hoy en Lima.

Dato

. La CLAC está formada por más de 800 organizaciones de pequeños productores en 24 países, quienes trabajan más de novecientas mil hectáreas con cultivos de Comercio Justo. La CLAC es co-dueña del sistema Fairtrade International y trabaja constantemente en el empoderamiento, apoyo y acompañamiento de las organizaciones de pequeños productores y asociaciones de trabajadores de Comercio Justo en América Latina y el Caribe. Actualmente, Fairtrade International es el actor de comercio justo más importante a nivel global y la marca comercial FAIRTRADE es el sello social de mayor reconocimiento entre los consumidores a nivel internacional.


Comentarios:
Etiquetas: