05 julio 2024 | 09:58 am Por: Edwin Ramos | prensa@agraria.pe

Señaló Juan Antonio Sono Fernández, gerente de planta en fundo Los Paltos

El frío repentino aceleró el cambio de color de las mandarinas tardías, con un rojo intenso ideal para el mercado norteamericano

El frío repentino aceleró el cambio de color de las mandarinas tardías, con un rojo intenso ideal para el mercado norteamericano
Sin embargo, advirtió el especialista, esta maduración rápida también conlleva desafíos poscosecha que podrían complicar la campaña si no se manejan adecuadamente

(Agraria.pe) El factor climático sigue marcando la pauta productiva en los productos de agroexportación peruana, esta vez positivamente. Así, este año las mandarinas tardías como W. Murcott y Tango han experimentado una maduración excepcional debido a las condiciones climáticas, apunta Juan Antonio Sono Fernández, gerente de planta en Fundo Los Paltos (Áncash).

“Después de una ola de calor intensa, el frío repentino ha acelerado el cambio de color de los frutos, volviéndolos de un rojo intenso ideal para el mercado Norteamericano y beneficiando a los productores con mejores rendimientos”, explicó.

Sin embargo, advirtió, esta maduración rápida también conlleva desafíos poscosecha que podrían complicar la campaña si no se manejan adecuadamente. Entre estos desórdenes se encuentran el colapso de corteza, la hipersensibilidad en la piel que provoca manchado por fricción, y la presencia de Cladosporium, un hongo que podría generar problemas importantes en la industria. El colapso de corteza puede deteriorar la apariencia del fruto y afectar su comercialización.

“Por otro lado, la hipersensibilidad en la piel puede surgir desde la cosecha y necesita ser controlada hasta después del enfriamiento. Además, Cladosporium puede desarrollarse en condiciones ambientales específicas, comprometiendo aún más la calidad postcosecha”, concluyó.

 

Etiquetas: mandarinas
Más de: Producción